fullsizerender2

El sábado 8 de octubre iniciamos el curso de introducción sobre la educación viva. Nuestras expectativas eran altas, aún así se superaron con creces cuando Jordi Mateu empezó a hablar y nos hipnotizó con cada gesto, cada mirada, cada palabra y cada idea que salía de su cuerpo.

Decidí iniciar este curso por el interés existente hacia la educación viva y ya en la primera sesión me di cuenta que no solo era un discurso teórico de palabras sin más, sino que cambiaría mi manera de entender el mundo, tanto a nivel profesional como personal.Y así salí de allí, con un sinfin de ideas que me hacían debatir sobre mi manera de actuar y que iré meditando con tiempo, sin prisas, a veces analizando mi propio yo y otras partiendo de la observación y las repercusiones de mi interacción con el mundo.

Evidentemente mis palabras no van a poder transmitir ni una cuarta parte de lo que se entiende por educación viva. No obstante en esta entrada pretendo hacer una pequeña introducción y abarcar superficialmente el tema central de la primera sesión, el acompañamiento.

¿Qué se entiende por educación viva?

  • La palabra viva en este contexto tiene relación con la vida, entendiendo que la vida tiende hacia el bienestar, que es necesaria una educación donde lo que prime sea el bienestar del individuo, ya que solo así será feliz. Debemos saber que la vida se manifiesta en 3 características:
    1. Autopoiesis: La vida se construye desde dentro, por decisiones propias e internas. Aprender es construir información a través de las vivencias, entendiendo que existen distintas verdades. Teniendo en cuenta que hay múltiples verdades, gustos y pensamientos debemos respetar al niño/a sin cambiar sus pensamientos. Por ejemplo si no le gustan las lentejas podemos preguntarle el porqué, pero no decirle si están muy ricas, respetando sus gustos sin inculcar los nuestros.
    2. Teoría de sistemas: la vida es sistémica ya que forma parte de un sinfin de sistemas. Debemos tener una mirada sistémica cuando observamos al pequeño, ya que como él está tiene que ver con como fluyen las energías entre sistemas. Si un niño/a no quiere jugar, antes de incidir en él y decir, tienes que jugar, debemos apreciar que pasa en su entorno, ya que talvez el problema no radica en él sino en su familia o amigos.
    3. Compleja: hay múltiples variables que actúan entre sí. Debemos comprender cada realidad en cada contexto, si un niño/a llora no hay una fórmula mágica, sino que debemos de observar la situación y actuar de forma adecuada.

Entendemos pues que el conocimiento debe partir del pequeño, sin inculcar ni intentar cambiar sus pensamientos. Por otro lado es necesario comprender al niño/a como parte de un conjunto de sistemas, donde la relación entre todos ellos influye su personalidad, su estado de ánimo y su forma de ser. Por último es importante actuar de forma adecuada a cada situación individual y única, para actuar de forma adecuada es necesario olvidar todo lo preconcebido, ya que nuestras vivencias y conocimientos previos pueden influir en la manera de intervenir y caer en el error de seguir un patrón ilógico e inadecuado.

Acompañamientos

Para el proceso de aprendizaje existen 6 tipos de patrones de acompañamientos, los cuales describiremos a continuación:

  1. Directivo: es aquél que da ordenes continuadas creando una dependencia al pequeño, quien al final no actúa sin recibir una orden.
  2. Excluyente: le hace de todo al niño/a, sin dar lugar a su autonomía, ya sea para que vaya más rápido o porque no lo ve capaz, pero no le da espacio ni tiempo a que coma, camine,etc.
  3. Ausente: no está donde tiene que estar, se coloca en la misma sala que el pequeño pero ni tansiquiera lo mira.
  4. Motivador: el adulto que no para de hacer propuestas, de preguntar al pequeño cómo se siente, qué quiere, para que se sienta motivado y se lo “pase bien”.
  5. Protector: avisa de los peligros sin parar, cura al niño sin saber ni de qué, ya que tansiquiera existe un peligro.
  6. Igualitario: lo negocia todo con el pequeño i deciden entre los dos qué hacer y cómo hacerlo. No existe autoridad y lo que busca es convencerlo y cambiar sus pensamientos.

Es un ejercicio importante analizar con cuál de los acompañamientos te identificas y poder comprender el motivo que subyace en tu forma de actuar.

¡Recuerda! No hay un modelo de acompañamiento óptimo, la clave está en saber acompañar cada situación con el modelo más adecuado. Lo que prevalece es la cura hacia el pequeño, tratarlo con respeto y brindar por su bienestar.

tampo marta

Anuncios