frato
Ilustración de Frato

En el mundo educativo hay distintas formas de enseñar y, consecuentemente, de aprender. Algunos papás y mamás creen que cuantos más folios de dibujos, números, colores y letras hagan sus hijos más aprenderán. No obstante, el aprendizaje real es aquel que pasa por los cinco sentidos. Es importante aprovechar en las primeras edades todo lo que nos ofrece el entorno para lograr un aprendizaje más significativoy  rico en experiencias.

Aspectos a tener en cuenta

  • Curiosidad: el aprendizaje debe partir de la curiosidad e interés del niño o niña.
  • Significativo: el aprendizaje debe tener significado para el pequeño. Muy ligado con la curiosidad, probablemente será más significativo hablar de un caracol en un día lluvioso en el que encontramos caracoles en el patio y suscita la curiosidad, que un día soleado en el que tansiquiera vemos caracoles.
  • Contextualizado:  debemos ser capaces de mostrarle nuevos aprendizajes partiendo del entorno. Tiene más sentido hablarle del metro al niño o niña de ciudad que sube cada mañana a uno, que a un niño de pueblo quien probablemente tenga mayor interés por un autobús.
  • Real: todo lo que sea tangible tiene que pasar por los cinco sentidos, respetando siempre la naturaleza. Si vemos una flor no hablaremos de ella a través de una foto sin sentido, sino que la observaremos, oleremos y tocaremos para percibir toda su esencia.
  • Protagonista: el niño o niña debe ser el protagonista de su propio aprendizaje. Cada uno tiene que vivir su propio proceso y, como adultos, debemos ayudarlo a que tenga una grata experiencia.
  • Interconexión de conocimientos: si contemplamos todos los aspectos anteriores conseguiremos que, gracias a la experiencia, vayan interconectando conocimientos. Por ejemplo cuando contamos que el caracol come hojas, lo van a relacionar con otro animal que coma hojas, haciendo asi interconexiones.
  • Aprendizaje individual: no debemos olvidar que cada niño y niña, como ser único, tiene su propio aprendizaje el cual debemos guiar y respetar.

Papel del adulto

  • Conocimientos previos: tener en cuenta qué sabe cada niño y niña para lograr así una mayor conexión entre los conocimientos previos y los nuevos contenidos.
  • Actividades de interés: proponer actividades motivadoras y que sean de interés para ellos.
  • Contacto directo: permitir que interaccionen con el objeto de conocimiento para hacer más rico el aprendizaje.
  • Clima adecuado: debemos crear un clima armónico y adecuado para dar la seguridad y confianza necesarias para que se dé a cabo el aprendizaje.
  • Escuchar: debemos dar tiempo a que hablen y escuchar cada una de sus intervenciones. Expresarse y hacer explícitos los conocimientos permite hacérselos propios.
  • Guiar el proceso cognitivo: cada niño y niña tiene su propio proceso y debemos acompañarle respetando siempre su individualidad.

¡Recuerda! Lo que realmente nos hace aprender y crecer es fruto de las experiencias vividas con los cinco sentidos.

tampo marta

Anuncios