joc heuristic

El juego heurístico está pensado como la continuación a la cesta de los tesoros. Es una propuesta de juego de descubrimiento, exploración y experimentación que consiste en ofrecer al niño o niña distintos materiales para que sean explorados, manipulados y clasificados.

¿Qué les ofrece?

Gracias a la manipulación y exploración de los objetos, el juego heurístico, permite iniciar las bases de la relación causa-efecto, la formación de conceptos como dentro-fuera o la noción de cantidad como mucho-poco, lleno-vacío.

Algunos objetivos concretos que se trabajan son:

  • Desarrollar la capacidad de coordinación ojo-mano.
  • Coordinar los movimientos de las dos manos en acciones de combinación de objetos: apilar, encajar, picar, etc.
  • Realizar acciones como tapar/destapar, llenar/vaciar, meter/sacar.
  • Ordenar y organizar objetos.
  • Experimentar e identificar sensorialmente las cualidades perceptivas de determinados objetos: peso, color, tamaño, textura o forma.
  • Establecer relaciones entre los objetos como comparar o clasificar.

Características de los niños y niñas

Como hemos mencionado, el juego heurístico es la continuación de la cesta de los tesoros. Es por eso que se ofrece cuando el niño o niña empieza a andar y, es en el momento que aparece el lenguaje que se recomienda dejar de proponerla.

Si hacemos la actividad en grupo es recomendable hacerlo con, aproximadamente 8 niños/as.

¿Qué necesitamos?

Los materiales que se precisan para esta propuesta los podemos clasificar en tres grandes grupos: objetos, contenedores y bolsas.

  • Objetos: son variados y numerosos. Deben ser objetos próximos al entorno del niño o niña y debemos contar con aproximadamente 20 objetos iguales. Por ejemplo: 20 tapones de corcho, 20 anillas, etc. Los objetos pueden ser:
    • Materiales de la naturaleza: conchas, esponjas, piñas o frutos secos.
    • Materiales reciclados: aros, cilindros de cartón, bobinas de hilo, cintas, cuerdas, llaveros, llaves, botones, tapones de corcho, trozos de ropa, anillas de cortina, pinzas de la ropa, rulos de peluquería, trozos de cadena, pelotas.
  • Contenedores: recipientes de un tamaño mayor a los objetos para que puedan ponerlos, si desean, dentro de él. Se recomiendan cilindros de metal o cartón, sin las tapas; como podrían ser los botes de papilla. debemos contar con 3 o 4 contenedores por participante.
  • Bolsas: es necesario tener tantas bolsas como clases de objetos. es preferible tener bolsas de tela, con el nombre y el dibujo de los objetos que contiene. La bolsa debe contener unos 50 objetos.

Desarrollo de la propuesta

  1. Preparación: el educador selecciona 4 bolsas con objetos y prepara algunos contenedores. Distribuye el material formando focos de actividad. Cada foco de actividad debe contar con: 3 o 5 contenedores y 20-25 objetos de cada bolsa. Los objetos se colocan formando pequeños montones sin mezclarlos entre ellos.
  2. Exploración y combinación de objetos: se deja que los niños y niñas exploren libremente los distintos objetos y realicen acciones con estos. Los materiales pueden interaccionar entre ellos, como hacer hileras de objetos parecidos, poner objetos dentreo el contenedor, etc. El tiempo de esta fase suele durar entre 20 y 25 minutos, pero varía en función de cada niño y grupo. Como adultos debemos observar sus necesidades y acotar la durada de la actividad a estas.
  3. Recogida: la recogida es tan importante como las dos fases anteriores. El adulto deberá coger las bolsas de tela y animar a los niños y niñas, verbalmente, a que vayan poniendo cada objeto en la bolsa correspondiente.

¡Recuerda! ¡El juego es la base del aprendizaje!

 

tampo marta

Anuncios