alimentaciondaddum

Lunes 2 de Mayo tuvimos el placer de asistir a la charla sobre la alimentación de los 0 a los 3 años, que se realizó a la Biblioteca Camp de l’Arpa, a cargo de la Dra. Josefina Llagostera, pediatra del Hospital de Nens de Barcelona.

Objetivos de una buena alimentación

  • Aumento adecuado de peso y talla.
  • Evitar el déficit de alimentos específicos.
  • Prevenir problemas de salud en la adultez.
  • Potenciar la autonomía y autoestima del niño o niña.
  • Desarrollar su personalidad.
  • Relacionarse, gracias a la sociabilización que nos ofrece el momento de la comida.
  • Tomar conciencia de sí mismo.

¿Cómo introducir alimentos?

  • A partir de los 6 meses: aproximadamente en esa edad la lactancia empieza a ser insuficiente y, por eso, es necesario ir introduciendo otros alimentos.
  • De manera lenta y progresiva: la introducción debe ser paulatina para que el cuerpo acepte la situación, a la vez que facilitará así la detección de alergias o intolerancias.
  • Respetar ritmo individual: cada niño y niña tendrá su propio ritmo de aceptación y maduración, el cual debemos respetar.
  • Dejar probar: proponer nuevos alimentos sin forzar, haciendo que la actividad de comer sea un momento agradable.
  • Cocinar sin sal: los alimentos ya aportan sal por sí mismos, así que no debemos añadir de más en las primeras edades. Además un exceso de sal puede provocar problemas cardiovasculares.
  • A partir de 1 año: ya puede comer de todo.

Actitud del adulto

  • No forzar: nunca debemos forzar a comer, ya que lo único que conseguiremos es una mala experiencia por parte del niño/a que hará que relacione la comida con un momento desagradable.
  • No ofrecer alternativas: no morirá de hambre si lo quiere bien, sino comerá otro día. Si lo acostumbramos a que pueda escoger cuando algo no le guste no estamos ayudándole a tener un buen hábito. Es normal que haya platos que le gusten más o menos, si sabes que no le gusta ponle poca cantidad. Solo debemos hacer excepciones si está enfermo.
  • No castigar: debemos suprimir la típica frase si no comes te quedas sin… ya que comer debe ser un placer, un momento agradable, no un medio de castigo o para conseguir lo que se desea.
  • Comer en familia: a partir de 1 año ya puede comer con nosotros. Compartir el momento de la comida hará de este una actividad agradable.
  • Ofrecer que intervenga en lo correspondiente a la alimentación: implicarlo en actividades relacionadas con la alimentación como hacer lista de la compra, acompañarnos a comprar la comida, etc.
  • Hacerlo autónomo: permitir que coma solo, si se lo damos para ir más rápido o que no se ensucie no beneficiamos su autonomía ni su autoestima.
  • Mejor poco y que repita: no ofrecer grandes cantidades que no se terminan y acaba provocando frustración. Es mejor ponerle poco y que se siente contento al terminarlo. Hacia los 2-3 años podemos proponerle que sea él/ella quien decida la cantidad, para ayudarlo en la regulación del hambre.
  • Crear hábitos: es saludable tener hábitos en torno el momento de la comida, como comer siempre a la misma hora.
  • Dar ejemplo: como adultos es importante dar ejemplo, comer de todo, saludable y tener buenos hábitos alimenticios.

¡Importante!

  • Mala alimentación durante el embarazo o en las primeras edades puede generar enfermedades como: obesidad o sobrepeso, diabetes, hipercolesterolemia o hipertensión.
  • Ofrecer sólo la ración necesaria, ya que si ofrecemos muchos alimentos en una misma comida, se acaban volviendo selectivos.
  • Una alimentación saludable no solo depende de la comida, también es necesario el ejercicio, el sueño y la higiene corporal.
  • Durante el primer año hay mayor crecimiento y es probable que coman más que durante el segundo y tercer año.
  • Distribución calorías diarias: desayuno-25%, comida-30%, merienda-15/20%, cena-25/30%
  • No por ser mayores comen más. ¿A caso nosotros comemos 10 platos?

¡Recuerda! Somos lo que comemos.

tampo marta

Anuncios