Hoy en día encontramos una gran variedad de tiendas llenas de ropa; de distintos estilos, colores y formas. Pero debemos de tener en cuenta que la ropa no solo tiene que gustarnos, sinó que también debe de ser funcional.

Los niños de temprana edad necessitan moverse, para poder explorar su entorno próximo y a la vez ir mejorando su habilidad motriz. Es por eso que, desde mi punto de vista, la ropa que compramos para los más pequeños debe de:

  • Facilitar el movimiento corporal del niño o niña. A veces no nos percatamos de pequeños detalles de la vestimienta que dificultan la mobilidad. Por ejemplo una linda falda que llega por debajo la rodilla, puede impedir que flexione la pierna como es debido, subir bien una escalera o dificultar su evolución en el gateo. O bien unos zapatos una talla más grande o de suela gruesa, promueven que el niño, aún no muy hábil motrizmente, tropieze continuadamente, impidiendo su movimiento o regalándonos alguna que otra caída. Son algunos ejemplos de pequeños detalles, los cuáles no damos la importancia que merecen, y que dificultan la libertad de movimento del niño, influenciando negativamente en su desarrollo motriz.

  • Facilitar la autonomía. No debemos olvidar la importancia de las rutinas en el día a día de los niños, las cuáles les acercan a un mayor grado de autonomía. ¿Y cómo influye la ropa en el progreso hacia la autonomía? En el día a día a la aula, desde los primeros días trabajamos acciones que les permitan desarrollarse en su hacer diario, como sería desvestirse o sacarse los zapatos. Es por eso que es importante que la ropa sea fácil de quitar; por ejemplo si lleva unos zapatos con cordones requerirá de la ayuda del adulto para desabrocharla, mientras que si lleva unos con velcro podrá ser él mismo quien, poco a poco, se quite los zapatos, fomentando así un mayor grado de autonomía en el segundo caso.

Así pues diríamos que algunas características que debemos de tener en cuenta, en cuanto a la ropa, son las siguientes:

  • Evitar el uso excesivo de botones, se desabrochan y el niño va incómodo.

  • Evitar zapatos de cordones, ya que no facilitan que se los quite o ponga él solo.

  • Pantalones y camisetas cómodas, que permitan la flexibilidad del cuerpo facilitando así su movimiento.

Eso no quiere decir que puntualmente podamos vestir con botones, o cordones; ya que desde mi punto de vista también es bueno para el niño conocer diferentes tipos de cierre, presentes en nuestro mundo. Pero en los primeros años, sobretodo, debemos de primar el fomento de la autonomía partiendo de sus habilidades motrices.

ropa

¡Recuerda! No por muchos más detalles la ropa será más bonita.

tampo marta

Anuncios