Estas Navidades quieres hacer un regalo a un niño, buscas en los grandes almacenes el que tiene más colores, botones y, sobretodo, el de mayor envergadura. Pero, ¿cuál es el juguete ideal?

Según mi punto de vista, teniendo en cuenta la necesidad de los niños entre 0 y 3 años de explorar el entorno, para adquirir conocimiento del mundo; el juguete que ofrecemos al niño debe cumplir las siguientes características:

1. Diversidad de materiales: nuestro mundo cuenta con miles de materiales diversos como madera, hierro, algodón, etc. los cuales aportan riqueza sensorial al niño, estimulan sus sentidos y propician un mayor conocimiento de su entorno. Muchas veces tendimos a ofrecerles una amplia gama de juguetes de plástico, material que puede estar presente en la vida y el juego del pequeño, pero no debemos de caer en el error de crear un mundo de plástico paralelo al mundo real, lleno de diversidad.

Nada hay en el entendimiento que no haya pasado primero por los sentidos. (Comenio, 1976)

2. No estructurado: El material no estructurado es aquel que no condiciona al niño a realizar acciones previstas por el fabricante, como podría hacerlo un coche. Dicho material permite al pequeño realizar las acciones que más satisfagan sus necesidades e intereses, permitiéndole que desarrolle su creatividad.

3. Próximo y significativo: Los más pequeños están descubriendo su propio yo y el mundo más cercano. Los juguetes son primordiales en este conocimiento del entorno, es por eso que si ponemos a su abaste materiales próximos y, a la vez, de distintas características, podrán jugar mientras conocen su mundo y estimulan los sentidos.

Aquí os dejo un video que refleja las ideas mencionadas anteriormente, disfrutad del poder del material que se encuentra en nuestro entorno.

¡Recuerda! A veces menos es más.

juguete ideal

tampo marta

Anuncios